El 2019 fue un gran año, donde encontramos nuevas perspectivas para reinventarnos. Es por eso que quisimos despedirlo en grande, compartiendo con la comunidad móvil de viajeros en el hostal.

Quisimos partir un nuevo año ocupando nuevas tecnologías. Por eso inaguramos nuestro horno rocket “18-O” preparando 20 pizzas antes del 2020. Por supuesto nuestros huéspedes colaboraron en esta maratónica cena, aportando sus ingredientes preferidos y algo para compartir.

Junto al festín, les deseamos a nuestra comunidad de visitantes, un cierre de ciclo redondo. Que esto se manifieste en una expresión concreta llena de buenos deseos para el año entrante. Por eso invitamos a todos a pintar un gran mandala con sus colores favoritos en nuestro patio, para irradiar de buenas energías el ciclo venidero.

Finalmente, cuando la medianoche se acercaba, decidimos iluminar el laberíntico camino que viene para el proximo año y desprendernos de lo que queremos transformar, simbolicamente. Encendimos una gran hoguera en el centro del laberinto de contemplación y al llegar la medianoche y luego de darnos un caluroso abrazo con nuestros nuevos amigos, arrojamos en papeles escritos las situaciones de nuestra vida que deseamos dejar atras.

Hecha esta ceremonia y fiesta nos disponemos a empezar una nueva década renovando la experiencia que les ofreceremos y esperando recibirlos con la calidez de siempre.

A %d blogueros les gusta esto: